Know Your Rights » Mudarse » Desocupar

Antes de mudarse

1) Dé notificación por escrito con por lo menos 20 días de anticipación antes de mudarse de la unidad.

La Ley de Propietarios e Inquilinos establece que los inquilinos que tienen una tenencia de mes a mes deben notificar por escrito al propietario por lo menos 20 días antes de desocupar la unidad. Si usted no está seguro de qué tipo de acuerdo de renta tiene, visite la página de acuerdos de renta para más detalles. El propietario debe recibir notificación por escrito de la fecha en que usted se va a mudar por lo menos 20 días antes del fin del periodo de renta. Por ejemplo, si la renta se vence el primero del mes, y usted piensa mudarse de la unidad el día 30, el propietario debe recibir la notificación escrita para el 10 del mes o antes.

Asegúrese de obtener un comprobante de haber enviado la notificación. Puede hacer esto al enviarla por correo certificado y por correo de primera clase normal y guardar una copia para sus registros. Si no notifica al propietario con 20 días de anticipación como corresponde, o si se queda después de la fecha en que dijo que se iba, el propietario puede cobrarle la renta del mes siguiente.

Asegúrese también de obtener el permiso por escrito del propietario de su vivienda si usted necesita quedarse después del día en el que notificó que se iba. Algunos propietarios podrían aceptar cobrarle un monto prorrateado de renta si desea quedarse algunos días adicionales, o si desea mudarse hacia mediados del mes, pero la ley no obliga a los propietarios a prorratear la renta por días o meses parciales adicionales durante los cuales los inquilinos ocupen la unidad. Si debe quedarse después del día que usted indicó en su notificación que se mudaba, resulta conveniente obtener un acuerdo escrito con el propietario que diga cuántos días se va a quedar, y cuánto se le cobrará por esos días.

Los inquilinos que tienen un arrendamiento de periodo fijo, por seis meses o un año, por ejemplo, se han comprometido a vivir en la unidad durante el periodo completo del arrendamiento. Si su acuerdo de renta no establece que debe dar notificación antes de mudarse, la ley RCW 59.18.220 marca que la tenencia termina cuando el periodo del arrendamiento termina. Aun así, es una buena idea notificar siempre al propietario antes de mudarse para hacerle saber cuáles son sus planes. Si usted todavía tiene las llaves después de la fecha final, el propietario podría decir que usted está todavía en posesión de la propiedad y podría cobrarle la renta del siguiente mes.

Asegúrese de darle al propietario una nueva dirección válida para que le envíe la declaración del depósito y el rembolso. Si no tiene una nueva dirección segura, o si no desea divulgar su nueva dirección, puede dar la dirección de un amigo o pariente de confianza.

2) Si usted pagó por adelantado el último mes de renta, pida al propietario que lo aplique.

Los propietarios muchas veces cobran la renta del primer mes y del último mes al inicio de la tenencia. Este dinero solo se puede aplicar a la renta, y no se considera un depósito.

Es conveniente enviar una carta el mes en que desocupa la unidad para pedirle al propietario que aplique la renta del último mes, o incluir una carta con su notificación de que se va a mudar. En los casos en que el inquilino ha pagado la renta del mes en que notificó que se va a mudar, puede pedirle un rembolso al propietario. Si el propietario no cumple, el inquilino puede escribir una carta de exigencia del rembolso, recurrir al Tribunal de Menor Cuantía, o recurrir a otros remedios para obtener un rembolso.

El valor de un mes de renta aumenta con el tiempo, y el propietario tiene el derecho a cobrar la diferencia. Por ejemplo, si usted se mudó a una unidad hace diez años y pagó $500 en concepto de renta del último mes, y para cuando se muda, la renta ha sido aumentada a $650 por mes, el propietario podría cobrarle la diferencia durante el último mes en que usted ocupa la unidad.

3) Deje la unidad en la condición en que estaba cuando se mudó a ella, salvo el desgaste por uso normal.

Los inquilinos en el Estado de Washington tienen la obligación de restaurar la unidad a la condición en la que estaba cuando se mudaron a ella, salvo el desgaste por uso normal. La Ley de Propietarios e Inquilinos no define el desgaste por uso normal. Los inquilinos pueden argumentar que el desgaste por uso aumenta con el tiempo. Por ejemplo, el desgaste que sufre la alfombra de una unidad en la que un inquilino ha vivido por seis años probablemente será mayor que si el inquilino ha vivido allí por seis meses.

Los inquilinos son responsables por reparar o cubrir los costos de la reparación de cualquier daño que ellos o sus invitados hayan ocasionado a la propiedad rentada, pero no son responsables por el desgaste por uso normal. Por ejemplo, si una alfombra está gastada después de meses o años de caminar normalmente en ella, pero no tiene daños, usted puede mantener que se trata de desgaste por uso normal. Si el inquilino deja caer un líquido que mancha la alfombra, esto se puede considerar un daño.

Como las leyes de propietarios e inquilinos no definen el desgaste por uso normal, los inquilinos pueden consultar con un abogado si consideran que les están cobrando por desgaste por uso normal o por daños a la unidad que ellos no ocasionaron. Consulte la Guía de daños y desgaste por uso normal para más información. Su arrendamiento también podría incluir algunos requisitos para cuando se muda. Por ejemplo, el acuerdo de renta podría obligar al inquilino a mandar limpiar profesionalmente las alfombras o las persianas. Es conveniente obtener evidencia de todo lo que usted haga para limpiar la unidad o reparar daños, incluyendo recibos y facturas por limpieza general, limpieza de alfombras, o reparaciones. Para más detalles sobre cómo proteger su depósito, visite nuestra página de Depósitos.

4) Documente la condición de la unidad antes de mudarse de ella.

Es conveniente documentar la condición de la unidad al momento de desocuparla. Esto le servirá de evidencia en caso de que el propietario le cobre por limpieza adicional o daños que usted no causó. Una forma de documentar esto es tomar fotografías detalladas de la unidad antes de mudarse. Coloque un periódico del día en cada toma para probar la fecha en que se tomó la foto. (Los jueces en el Tribunal de Menor Cuantía muchas veces no aceptan la fecha que marca la cámara porque es posible manipularla.)

También puede pedir al propietario que haga una inspección final con usted, pero el propietario no tiene la obligación legal de hacerlo. Puede pedir también a sus vecinos, amigos, o los empleados del servicio de mudanza que provean documentación escrita de la condición de la unidad al desocuparla.

Los inquilinos no son responsables por los daños prexistentes o aquellos causados por la negligencia del propietario. Es de crítica importancia documentar los daños a la unidad que no fueron causados por usted o sus invitados. Asegúrese de documentar completamente la condición de la unidad cuando se muda a ella para tener evidencia de que usted no dañó la unidad. Si no documenta la condición de la unidad cuando se muda, corre el riesgo de recibir una cuenta por daños a la unidad que usted no causó, y tendrá pocos recursos para protestar.